Inicio / Actualidad nacional / El cantante y guitarrista de El Otro Yo, es candidato a Diputado

El cantante y guitarrista de El Otro Yo, es candidato a Diputado

“El poquito de prestigio que tengo, elijo jugármelo ahora” Entrevista de Miradas la Sur con Cristian Aldana. El cantante y guitarrista de El Otro Yo, una banda con 25 años en la escena del rock argentino, habla sobre su candidatura a diputado en la lista del Frente para la Victoria. Fuente. INFOnews y Miradas al Sur.- El monólogo inicial de Cristian Aldana, cantante y guitarrista de la banda de rock otrora llamado alternativo El Otro Yo, 42 años, nacido en Temperley y criado a medias entre el sur del Gran Buenos Aires y la misma ciudad de Buenos Aires (padres separados), despeja cualquier duda. “Desde que formé la banda con mi hermana y decidimos ser independientes, tomamos una postura política. A partir de ahí, tuvimos una ideología clara: nuestras ideas iban para el lado contrario de lo que marcaba el mercado. A comienzos de los ’90, no había público para lo que proponíamos. Generamos un espacio, una situación por la que avanzamos: el primer disco lo grabamos en mi cuarto. Desde ese momento, tener libertad artística para hacer lo que queríamos fue nuestro concepto guía”, le dijo a Miradas al Sur en la oficina de la UMI (Unión de Músicos Independientes), su cuartel general de activismo gremial-musical por el que pasa cada día para ocuparse de los temas que involucran a sus colegas. Desde allí es dónde motorizó e impulsó la flamante Ley Nacional de la Música, sancionada a fines de 2012 y cuya reglamentación está casi lista. Puesto ahora en un lugar inesperado, el de la política, Aldana enfrenta con satisfacción lo que él considera un deber, propio de su militancia artística. El músico de rock capaz de aullar y tocar la guitarra a todo volumen y distorsión (así es la música marca registrada de El Otro Yo, que este año cumple 25 años de historia), es candidato a diputado en la lista del Frente para la Victoria en Capital Federal. Y como para seguir la tradición contestataria, es casi casi un candidato “testimonial” (no en 2009, ahora): ocupa el último lugar de la lista, el número 13, es decir con nulas posibilidades de ingresar en la Cámara. “Una de las condiciones que puse para integrar la lista era figurar en el último puesto, ya que me siento músico y no tengo intenciones de lograr una banca en lo personal como diputado. Apoyo esta lista desde lo testimonial por varios motivos. En el pasado, en las listas sólo podían participar hombres, luego se incorporaron mujeres. En la lista que integro hoy, participan hombres, mujeres, gays, filósofos, y yo aporto lo mío como rockero. Es claro que se está viviendo una apertura política donde todos podemos participar, algo que en los ’90 era impensado: había una desinformación total, era el auge del ‘no me importa’, ‘no me interesa’, ‘no sé por qué’. Si mi participación en esta lista dispara el pensamiento de cualquier joven con ideas que mejoren la realidad de nuestro país, mi función en este compromiso está logrado”, afirma este sobreviviente de lo que se llamó “Nuevo rock argentino” y del que pocos solistas y bandas quedan en pie. –¿Cómo surge esta vocación de participación en política que ahora concreta como candidato a diputado? –Siempre tuve la visión de un mundo mejor. Y, de golpe, algo impensado, un sueño diría, como es la creación y sanción de una ley, me abrió los ojos definitivamente: a fines de 2012 logramos la aprobación en el Senado, luego de un largo trabajo de charlas informativas y reuniones bloque por bloque. En lo personal, lo vivo como algo karmático: todo lo que a nosotros nos costó tanto en los ’90, hoy se hizo más fácil o al menos posible de acceder mediante la UMI y mucho más con la Ley de la Música. Esos logros tienen que ver con creer que se puede estar mejor. Por eso yo diría que mi caso es así… Un músico que en los ’90 iba en la dirección contraria al sistema, ahora puede asumir su rol ciudadano y participar en política. Siempre tuve en claro de qué lado estaba, del lado de los humildes porque yo vengo de ese lugar: vengo un barrio de Temperley con calles de tierra y falta de servicios. Hoy sigo del mismo lado, yo no cambio, el que cambió fue el paradigma de la época: desde el rock ya no sirve sólo criticar, hay que involucrarse, participar, hacer algo para cambiar.

Acerca de kuyen

Compruebe también

Protesta, toma y sindicalismo: Pol-Ka tuvo que suspender la grabación de “El lobista”

Reclamos en la Casa de la Cultura de Quilmes pusieron en suspenso la realización de …

A %d blogueros les gusta esto: