Con la estricta intención de amortiguar el impacto de los elevados índices de pobreza en la Argentina el Gobierno realizó hoy un repaso de los planes sociales y bajo estrictas directivas de Mauricio Macri se buscó apuntalar los planes asistenciales y aquellos programas de generación de empleo genuino que promueve el Estado. 

Según pudo saber Infobae, Macri encabezó una reunión de una hora y media de seguimiento que mantuvo en la Casa Rosada con el Ministerio de Desarrollo Social que lidera Carolina Stanley. La intención de la Casa Rosada es evitar casos de desigualdad existentes y equiparar un apoyo estatal a aquellas personas que viven en la pobreza, pero que por diversos motivos no reciben ayuda alguna del Estado.

Entre otros temas se evaluó la posibilidad concreta de ampliar el programa de Asignación Universal por Hijo (AUH) a unos 300.000 beneficiarios que actualmente carecen de ese programa de ayudaaunque viven en situaciones de extrema vulnerabilidad social. El plan de AUH llega actualmente a unos 3,6 millones de niños cuyos padres perciben un beneficio por hijo de unos 1500 pesos mensuales. La idea del Gobierno es extender ese programa a unos 300.000 niños, aunque podría ser mayor la cantidad de beneficiarios en el futuro inmediato. Infobae.-