La postura dialoguista del juez Gustavo Villanueva, quien investiga el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel en la zona del Lago Mascardi el sábado pasado, no es del agrado del Gobierno nacional. Mientras el magistrado intenta avanzar en una negociación con la comunidad de la Lof Lafken Winkul Mapu para ingresar al territorio a buscar pruebas, el Ministerio de Seguridad trata de despejar el camino para que las fuerzas federales puedan accionar sin órdenes judiciales. Infonews.-